ACERCA DE NOSOTROS

Receta única y original

Una receta que ha pasado por generaciones, desde la masa hasta el relleno, todo el proceso de elaboración de nuestros pambacitos lo realizamos nosotros, así que NO esperes encontrarte el típico pambazo de panadería bañado en salsa.

La historia de Los Pambacitos

Inicia el 24 de noviembre de 1947, en el sótano de la Avenida Benjamín Franklin número (35/42) hoy 38, la cual, era sede de los laboratorios de Industrias Químicas Farmacéuticas Americanas(IQFA), donde Joaquina Salinas (conserje del lugar) y sus hijas; María, Consuelo, Guadalupe y Lidia vivían y trabajaban.

Gracias al apoyo del Dr. José Puche Álvarez y de José Puche Planas comenzamos a vender en una pequeña ventana del sótano la receta creada por la bisabuela Joaquina.

El nombre original de Pambacitos era los Pingüinos pero la gente comenzó a llamarnos Los Pambacitos de Benjamín Franklin.

A mediados de los años sesenta el edificio sede de los laboratorios IQFA se vende y se transforma en el Instituto Luis Vives que hasta hoy en día conocemos. La historiadora Julia Tuñón evoca esta época:

[…] en ese edificio se hacían unos sabrosos pambazos y [Luis] De Tapia le contaba al periodista Manuel Buendía que muchos hambrientos llegaron en los primeros días a comprar su sustento y se frustraron al encontrar que en esas instalaciones existía ya una escuela.” (Tuñón, 2019)

Los Pambacitos siguieron su marcha hasta instalarse en la zona de Insurgentes Mixcoac aunque sin mucho éxito y regresando bajo la dirección de las hermanas Mari y Lupita a Carlos B. Zetina 86, en la colonia Escandón.

En 1976 nuevamente nos mudamos a la calle de Progreso 50 donde permanecimos por más de treinta años. Algunos de nuestros clientes tienen muy presentes la época bajo la dirección de Lupita Alor, ella hizo famosos los pambacitos de carne deshebrada, salpicón y mole.

En estos años se suman al menú de Los Pambacitos, el pozole blanco y los atoles de diferentes sabores, que minuciosamente preparaba todas las tardes, Enrique Alor, sobrino de Lupita.

Años después también se incorporan a la venta los tamales verdes, de mole, de fresa y de piña todos los días sábados. Aunque estos dejaron de venderse en los años noventas.

En 1991 Yolanda, sobrina de Lupita, queda a cargo Los Pambacitos bajo su dirección se integran el chile cuaresmeño y el queso como nuevas opciones de relleno.

La historia vuelve a repetirse en 2005 con la venta de la casa de Progreso 50 (hoy estacionamiento del Hotel Progreso) por lo que nos vimos obligados a trasladarnos al número 61 Bis donde nos encontramos actualmente.

Siendo ya la cuarta generación Yola decide pasar la batuta de Los Pambacitos a sus sobrinas y a su cuñada. Iniciando una nueva generación el 24 de agosto de 2018.

Instituto Luis Vives

Mención - Destacada

Experiencia

72
años
5
generaciones
+ 3000
seguidores en redes sociales